Autor Món animal
2 maig 2016 a 18:00

¿Por qué los perros pequeños ladran más?

0 Flares 0 Flares ×
¿Por qué los perros pequeños ladran más? // Imatge Indicans

¿Por qué los perros pequeños ladran más? // Imatge Indicans

Es bastante común estar de acuerdo, entre los amantes de los perros e incluso entre profesionales, en que los perros pequeños ladran más a menudo que los de más tamaño pero, ¿nos hemos parado a pensar por qué sucede? ¿Nacen o se hacen? ¿Los humanos que convivimos con ellos, tenemos algo que ver?

Algunos de los motivos que podrían explicar las diferencias de comportamiento:

Expectativas (generalizando):

Cuando empezamos a convivir con un perro, lo que más deseamos es disfrutar de la vida a su lado, que sea feliz y no nos traiga problemas. Los propietarios de perros medianos o grandes, deben tener muy claro que su perro no puede ladrar, abalanzarse sobre la gente o intentar atacar a perros o personas por la calle. Si esto sucediera sería mucho más aparatoso y nos preocuparíamos y, probablemente, contactaríamos inmediatamente con un profesional.

Si un perro pequeño tiene este tipo de comportamientos, es más común que no le demos tanta importancia, lagravedad percibida es menor, y continuemos nuestra vida pensando que “es normal”, “no se puede hacer nada” o “ya está bien que sea así”.

Educación (preventiva):

Ante la previsión de que nuestro perro alcanzará un tamaño importante cuando sea adulto, muchas familias se preocupan desde el principio por su educación. En cuanto a los perros de pequeño tamaño empieza poco a poco a despegar la consciencia en este sentido, empiezan a verse en cursos de formación y cada vez más en cursos para cachorros.

Debido al punto anterior (diferencias de expectativas) los resultados esperados y la persistencia hacia los objetivos serán un poco diferentes. La realidad es, muchas veces, que los perros pequeños adquieren los aprendizajes rápido y con mucha motivación. Muchos propietarios se sorprenden de las habilidades que tienen sus pequeños perros.

Falta de ejercicio y estimulación mental:

Los perros pequeños también deben tener ocupaciones, retos mentales y juego. El ladrido también puede ser una expresión de un exceso de energía, en muchas ocasiones, por una escasa actividad diaria. Estos perros, más pequeños, son igual de capaces que otros tipos de perros de apreciar un buen rato de olisqueo, un ejercicio de autocontrol o un paseo por la playa. Si tenemos un perro pequeño deberíamos preguntarnos: ¿Estoy atendiendo a sus necesidades? También para ellos: Juguetes para perros

Socialización:

Muchas personas tienen aún la creencia de que los perros pequeños no necesitan salir tanto a la calle, relacionarse con otros perros y conocer a diferentes personas. Por ello, muchas veces pasamos por alto el importantísimo proceso llamado socialización y acostumbramos insuficientemente a nuestros perros pequeños a los diferentes estímulos con los que tendrá que convivir cuando sea adulto.

Miedo:

Si percibimos a nuestro perro como indefenso respecto a algunos peligros es más probable que lo intentemos proteger de ellos y le demos menos oportunidades de interacción. De hecho, algunos clientes expresan tener miedo, ellos mismos, ante la aproximación de algunos estímulos en la calle por miedo a que su perro sea herido de gravedad. Algunos ejemplos típicos:

  1. Perros de gran tamaño.
  2. Bicicletas o patinetes que pasan cerca.
  3. Vehículos.

Cuando no dejamos que nuestro perro tenga buenas experiencias, estamos contribuyendo a su miedo en el futuro. Si, además, nosotros mismos actuamos con preocupación y tensión, aún lo estamos empeorando más.

Por ello, muchos perros de pequeño tamaño experimentan miedo ante situaciones típicas y, frecuentemente, el ladrido es una expresión de ello.

¿Qué podemos hacer como propietarios de perros pequeños? 

Tratarlos como si fueran a crecer más, como si tuvieran exactamente las mismas necesidades que un perro de gran tamaño. Está bien protegerles pero debemos ser capaces de ver si lo estamos haciendo en un grado aceptable para el bienestar de nuestro perro. No les consideremos menos, evitemos que crezcan sin disfrutar de la misma libertad y los mismos derechos que los otros perros. Eso sí, ¡también tienen los mismos deberes!

Edúcale, socialízalo, respétale…

Aquest text ha estat redactat per Sílvia Rodellar, fundadora d’Indicans, una entitat que treballa per a millorar l’educació i el benestar dels gossos i de les persones que conviuen amb ells.

0 Flares Twitter 0 Facebook 0 Google+ 0 LinkedIn 0 Pin It Share 0 Email -- 0 Flares ×